Horne: "A palos no nos van a convencer"

incidentes, reforma previsional

El conjunto de proyectos que el Ejecutivo somete a tratamiento express, guardan coherencia y conservan unidad en un aspecto fundamental: todas ellas desfavorecen a los sectores del trabajo y alivian el aporte al Estado de los grandes capitales.

El caso más flagrante es el de la llamada reforma previsional, que no es tal, sino simpe y llanamente una disminución del haber jubilatorio, una disminución en el cálculo del haber inicial para los nuevos jubilados, una tendencia a la suba de la edad jubilatoria a 70 años bajo una supuesta voluntariedad, que socaba un derecho y la condición de universalidad del sistema, y un recorte de las contribuciones patronales. Las consecuencias inmediatas de su vigencia será la mayor retención en el mercado laboral de trabajadores y trabajadoras mayores de 65 años, no sujetos a aportes y contribuciones, y un cercenamiento del ingreso de jóvenes al empleo.

Esta merma en los haberes, de jubilaciones, pensiones, AUH, pensiones no contributivas y achicamiento del monto de las nuevas jubilaciones, afectará a 20 millones de personas. Con este recorte a la clase pasiva, el gobierno se hace de cien mil millones, que en la mayor parte volcará a la Provincia de Buenos Aires.

La fórmula que implanta este gobierno deja de computar el último trimestre en el cálculo de actualización, en vez de 14 puntos tomara menos de 6, y solo el 30 % del crecimiento del índice del aumento promedio de ingreso de los empleados del estado (RIPTE) y el 70% del índice de precios al consumidor. El cambio de fórmula no es inocente, descarta de la formula anterior los demás índices, de los que solo debía utilizarse el más favorable a los jubilados.

Otra consecuencia directa es el desfinanciamiento del ANSES, por dos razones: la quita gradual de contribuciones patronales y la no generación de nuevos puestos de empleo, reteniendo por cinco años más, hasta los 70 de edad, a los antiguos trabajadores, a los que se les cercena el derecho a la antigüedad en caso de indemnización.

El argumento central del gobierno es la sustentabilidad del ANSES. Sin embargo, el gobierno piensa tomar estos fondos de los jubilados para coparticipar especialmente a la Provincia de Buenos Aires, y se desprende al mismo tiempo, de títulos y acciones del FSG, dando una clara muestra de apuntar los beneficios para otro lado, y de ninguna manera a fortalecer el sistema previsional de reparto.

Otra perla de color es que establece un régimen de reconocimiento a las jubilaciones con treinta años de aportes, que es un modo de ahogar, mediante una remuneración insignificante a los millones de trabajadores que pudieron acceder a su jubilación mediante las moratorias.

Hemos descripto en el dictamen de nuestro bloque, las cláusulas del “Convenio de Consulta” con el Fondo Monetario Internacional, que explica las razones del déficit fiscal en el número de jubilados, y su alto costo. Es decir, nuevamente las recetas de los organismos financieros internacionales diseñan e imponen las políticas sociales, con las consecuencias que todos conocemos, de una historia cuyas consecuencias, dolorosas, no queremos repetir.

Finalmente, el término “ajuste” no dice nada, si no se lo pone claramente en contexto.

El Estado dejó de recaudar grandes sumas al eliminar las retenciones a los granos y a la minería extractiva. Aumentó brutalmente el gasto al tener que cumplir con los servicios de la gran deuda en dólares contraída por este gobierno. Disminuyó, además, la recaudación por la baja de la actividad económica, recesión de sectores de la producción y la industria que han perdido competitividad, y la balanza comercial, cada vez más deficitaria, ya que se abrió fuertemente las importaciones, y cayeron nuestras exportaciones, muchas veces por restricciones que nos ponen los países amigos de este gobierno.

En vez de buscar revertir alguna de las verdaderas causas del déficit, el gobierno manotea los recursos a los más débiles, el sector pasivo y la niñez, que ya experimenta niveles de pobreza en un 43%.

Silvia Horne Diputada Nacional por  Río Negro Peronismo para la Victoria-Movimiento Evita 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.