Flavors: el dolor de Ana Piccinini

ana piccinini

La noticia la recibí de un periodista que acompañó mi gestión. Cerré los ojos, me incliné hacia atrás y mi cara se mojó, no hay manera de parar el llanto cuando el estómago estalla de dolor e impotencia, igual que aquella noche arriba del colectivo que me devolvía a Viedma, sola, con el protocolo del INAL en la mano. Lo que comían los chicos de Rio Negro en los comedores escolares, decía el documento, tenía caca de ratón, pelos de ratón, tierra y mal estado de conservación.

Con los ojos cerrados recordaba sus caritas alegres y coloradas de tanto correr y jugar, sentaditos ante el plato de comida "Flavors", que la cocinera había hecho malabares para mejorar. "La señora de los Pueblitos" me llamaban y todos me querían contar, casi a la vez, lo que hacían, quienes eran sus amigos, su maestra. 

Con los ojos cerrados la veo salir de los Tribunales Viedmenses. Otra vez triunfadora, su nombre, Impunidad, con esa ropa manchada que siempre usa, a veces con sangre otras con lágrimas de sus víctimas, otras con semen de los abusadores que quedaron en libertad. Hedionda y repugnante se ríe, con las encías inflamadas, los dientes marrones, los labios raspados de tantas orejas rosadas con miles de promesas, la lengua agotada de tanto lamer y lamer.

Se ríe porque atesora su casa en El Cóndor, su mansión en el Barrio Don Bosco, sus autos, sus viajes al exterior, su Spa, su ropa, su Enero completo sus vacaciones de Julio, su 82% móvil, su antigüedad infinita sumada desde el día que nació, sus viajes, sus choferes su, !!Buen Día Doctora, le preparo algo? Necesita algo? Ganancias desconocidas y jamás tributadas y fundamentalmente su ascenso, le provoca orgasmos su ascenso, ama su ascenso, es capaz de traicionar, mentir, esconder, romper, engañar al más inocente por su ascenso amado.

Ya tengo el cuello mojado, me voy a incorporar, abro los ojos. Me recupero. Me seco la cara. Me consuelo, el hecho de que voy a poder contarles a mis nietos las cosas tal cual fueron, me hace bien. Ellos no, los acusados los fiscales y jueces que los encubrieron, vivirán con la verdad hasta el día de sus muertes, dándole vuelta en sus sucias cabezas, pero no van a poder contarla.

Ana Piccinini

 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.