Desobedeció una orden de la jueza de Paz de Catriel y ahora enfrenta cargos en el fuero penal

catriel, juzgado de paz

La jueza de Paz de Catriel Georgina Garro dictó una medida de prohibición de acercamiento con el objetivo de proteger a una mujer y a sus hijos menores a raíz de una situación de violencia familiar que tuvo como protagonista al padre de esos niños.

La prohibición de acercamiento tenía vigencia desde el 16 de agosto y luego fue confirmada por el Juzgado de Familia N°7 de Cipolletti.

La jueza de Paz Georgina Garro indicó que la mujer se presentó en el Juzgado de Catriel a denunciar el comportamiento violento de su pareja. “Estaba muy asustada, la contuvimos y desplegamos todos los mecanismos de protección. Incluso permaneció aquí en el Juzgado de Paz hasta que excluimos al hombre del domicilio familiar. Mientras tanto trasladamos a la mujer y a sus hijos a la casa de un familiar. Era la primera vez que se animaba a denunciar, aunque refirió que los actos de violencia habían sido constantes en el tiempo, es decir ya estaba naturalizada la violencia”, indicó.

La identidad del hombre no se consigna aquí para resguardar a los menores, que son sus hijos y llevan el mismo apellido.

El 28 de septiembre en horas del mediodía, el hombre se presentó en la escuela primaria a la que asisten sus hijos y no respetó la medida de prohibición de acercamiento.

Ante esta situación se le dio intervención a la Fiscalía por el delito de “desobediencia a una orden judicial”.

El 6 de diciembre la Oficina Judicial de Cipolletti fijó una audiencia de formulación de cargos pero el imputado no se presentó. Entonces la Fiscalía solicitó que fuese conducido por la fuerza pública.

En la jornada del 21 a la noche y en la madrugada del 22 de diciembre, el imputado se acercó en una motocicleta al domicilio de un familiar, donde estaban la mujer y sus hijos y los amenazó. Entonces fue detenido por la Policía y trasladado a Cipolletti.

Ese mismo viernes se realizaron dos audiencias de formulación de cargos. La primera por el episodio que el hombre protagonizó en septiembre y la segunda por lo que ocurrió entre la noche del 21 y la madrugada del 22.

Las dos juezas de Garantías que intervinieron en esas audiencias consideraron formulados los cargos por los delitos de desobediencia a una orden judicial y amenazas y habilitaron el plazo de cuatro meses para seguir adelante con la acusación hasta la siguiente etapa del proceso penal. Sobre la detención, la Fiscalía indicó que no era necesario que continuara alojado en la comisaría por lo que recuperó la libertad. La prohibición de acercamiento hacia la mujer y sus hijos continúa vigente.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.