Programa de Conservación de Cóndor Andino

Tras años de reinserción de la especie en Paileman, encuentran un ejemplar adulto silvestre en Trelew

Luis Jácome

De esta manera se comprueba que los cóndores silvestres están volviendo a la costa atlántica, luego de 15 años de trabajo ininterrumpidos de su reintroducción en Sierra Paileman, trabajo que viene llevando adelante la Fundación Bioandina Argentina.

El cóndor adulto macho, proveniente de la zona cordillerana, cayó en una vivienda de la ciudad chubutense, con un posible caso de intoxicación y ya fue trasladado en avión a Ecoparque de Buenos Aires para su rehabilitación.

El director del Programa de Conservación Cóndor Andino (PCCA), Luis Jácome, se acercó hoy a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) con la noticia y tras una breve reunión con integrantes de la Dirección de Fauna, expresó: “Sabíamos que el cóndor estaba volviendo al mar, teníamos avistajes de silvestres en la zona, pero nunca habíamos podido tener la evidencia concreta”.

“Los pájaros han empezado a volar en sus antiguas áreas de distribución, ya que este animal vivía en la costa atlántica hace cientos de años y a partir de 2003, en un esfuerzo internacional que está llevando adelante a través del PCCA con el cual empezamos a reintroducir la especie, alcanzando a los 51 ejemplares liberados en Sierra Paileman, esos cóndores fueron madurando y en su vuelo han vuelto a unir el pacífico con el atlántico, atrayendo a la zona a otros ejemplares”, expresó Jácome.

Finalmente, señaló: “Esta reintroducción generó que cóndores que viven en la cordillera, vengan a la zona y se queden”.

Historia

Durante cientos de años, al cóndor se lo consideró una plaga, matándolo por la creencia que atacaba al ganado para comer, cuando en realidad es carroñero.

Aún hoy son blancos de  cazadores, víctimas de envenenamiento por ingestión de balas de plomo a partir de animales que fueron abatidos o intoxicados al consumir restos de especies que han sido envenenados, con el supuesto propósito de exterminar otras plagas.

El choque contra estructuras hechas por el hombre, como los cables de alta tensión, los disturbios en sus áreas de descanso y nidos, la recolección de los huevos y pichones para colecciones de museos, la reducción de otras especies, como el ciervo o el guanaco, que forman parte de su dieta y la alteración de su hábitat natural ponen en peligro su supervivencia.

 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.