Se renueva el ingreso al edificio del Poder Judicial para mejorar la accesibilidad y las condiciones de trabajo

poder judicial

En el marco de la puesta en valor de la sede central del Poder Judicial de Viedma, se trabaja en la readecuación del sector de ingreso al edificio. El objetivo es mejorar las condiciones espaciales y de accesibilidad para las personas con dificultades motrices.

En principio, se realizó la remoción y resguardo de elementos. Se procura un área con mayor despeje para los desplazamientos y mejorar las condiciones de trabajo del personal que desempeña sus funciones en la recepción, conocida como “la medialuna”. Las labores incluyen nuevo mobiliario y la renovación del sector de mesa de entradas.

Las labores se llevan a cabo durante la Feria Judicial, cuando la cantidad de trabajadores y de ciudadanos que ingresan al edificio disminuye.

Las tareas se enmarcan en las obras de readecuación y puesta en valor de la sede central del Poder Judicial en Viedma, ubicada en Laprida 292. Se trata de la primera intervención de gran escala que se hace en este inmueble que tiene ya más de 20 años de uso del Poder Judicial, según explicó el Arquitecto César García.

El equipo propio del Poder Judicial realizó los pliegos técnicos y lleva adelante el proceso licitatorio, tal como se hizo con las obras de la Reforma Procesal Penal y con el Complejo Judicial de Villa Regina, cuyo inicio es inminente.

El inmueble central del Poder Judicial fue inaugurado el 19 de abril de 1996, según consta en el libro del Cincuentenario. Sin embargo, su estructura de hormigón comenzó a levantarse entre 1974 y 1976. Luego, quedó paralizado hasta que en 1992 se retomaron las obras.

 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.