DAÑOS COLATERALES

Prevención o encubrimientos?

carta de lectores

La corrupción ha perneado desde hace mucho tiempo la participación extensiva de la policía en el tráfico de drogas y en el lavado de las ganancias. La corrupción y el encubrimiento y la intriga oscurecieron asesinatos a lo largo de muchos años de democracia.

La corrupción es un tipo de mala praxis más aún si hay sospechas de policías involucrados o que no hacen correctamente el trabajo de prevención en el tráfico de estupefacientes, ya que frecuentemente se constituye en un delito, consistente en el uso indebido de sus atribuciones, recursos o información con el objeto de obtener provecho económico o de otro tipo, así como avances en la carrera profesional e incluso fines políticos. Esa mala praxis consiste lamentablemente en el soborno, el chantaje o el uso selectivo de la persecución, investigación o arresto de terceros.

Las drogas están causando un DAÑO COLATERAL en la sociedad, cuyos perjuicios recaen en forma directa más rápidamente entre los adolescentes y jóvenes que son los más vulnerables en el consumo, teniendo en cuenta el último suceso ocurrido con una adolescente de nuestra ciudad de sobredosis y que poco se habla de tan grave situación.

No podemos decir que Viedma es una isla o un lugar de paso de las drogas, por el contrario los narcos criminales han crecido debido al negocio sucio y fácil de ganar dinero en muchos casos supuestamente encubiertos o amparados por algunos empresarios económicos que lavan dinero a costa de la destrucción de los consumidores.

Cuando existe la corrupción, el abuso de Autoridad y/u otras vejaciones y la existencia generalizada de un “Código Azul del Silencio” en las fuerzas policiales puede impedir que la corrupción salga a la luz. En estas situaciones normalmente internamente no denuncian actos de corrupción o lo que hacen es  brindar testimonios falsos a los investigadores externos para encubrir actividades delictivas por parte de sus compañeros.

Si la corrupción la llevan adelante quienes tienen el deber de velar por la seguridad ciudadana y la protección de los mismos, se diluye cuando  los responsables  reciben bebidas gratis, comidas y otras gratificaciones; recibir el pago de remitir gente a barrios residenciales. Esto puede incluir, por ejemplo, adicionales nocturnos en empresas. El  oportunismo en la  detención de personas para justificar causas de procedimientos  del delito. O lo más grave, aceptar sobornos para no perseguir a quienes están identificados y transitan libremente entre la sociedad como son los “Tranzas”, “Dilers”, o traficantes de drogas y mantenerlos en funcionamiento.

La prevención de las drogas es uno de los elementos básicos y esenciales que se puede llevar adelante y así generar espacios de reflexión  para evitar que continúen avanzando los mercaderes de la muerte que son los responsables directos en la destrucción de los jóvenes y sus familias.

Leandro Martínez

Fundación Apostemos a la Vida.

2920651483

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.