"Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir"

carina pita

Hay países cuya legislación no solo reconoce la autodeterminación de la mujer en relación a su cuerpo sino además asume el acompañamiento y asistencia en el aborto además de una serie de políticas de educación sexual, políticas de salud y de provisión de métodos de anticoncepción.

"En países como Canadá, Estados Unidos, Uruguay, India, los países de la antigua órbita soviética y la mayoría de los países de Europa, el aborto es legal a petición o demanda de la mujer durante cierto período de gestación. Por otro lado, en la mayoría de los países de Latinoamérica, África, Medio Oriente, Oceanía y el Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado en alguno de los supuestos. Cinco naciones del mundo prohíben la interrupción del embarazo bajo cualquier circunstancia y tipifican penas de cárcel para toda mujer y persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto: Ciudad del Vaticano, El Salvador, Malta, Nicaragua, y República Dominicana." *1

"De 2010 a 2014 se produjeron en todo el mundo 25 millones de abortos peligrosos (45% de todos los abortos) al año, según un nuevo estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher publicado en The Lancet. La mayoría de abortos peligrosos (97%) se produjo en países en desarrollo de África, Asia y América Latina.

Cuando las mujeres y las niñas no pueden acceder a servicios eficaces de anticoncepción y aborto seguro, hay graves consecuencias para su propia salud y la de sus familias. Esto no debería pasar. Sin embargo, pese a la evidencia y a los recientes avances en materia de tecnología, siguen produciéndose demasiados abortos peligrosos y demasiadas mujeres continúan sufriendo y muriendo»". *2  

En América Latina y el Caribe, la libre elección de decidir sobre su reproducción y su futuro, es sin duda uno de los grandes logros que ha tenido la mujer cubana dentro la Revolución - luego vendrían Guyana, Uruguay y México- Esto marca el camino para las feministas de todo el mundo quienes defendemos que todas las mujeres puedan tomar las decisiones sobre su reproducción de forma libre, para ello el aborto ha de convertirse en un derecho social. Esto solo es posible si el Estado garantiza la posibilidad de abortar de forma segura y accesible para todas las mujeres, independientemente de sus ingresos, así como las condiciones para que las mujeres puedan ser madres.

Una sociedad patriarcal que concibe la realización plena de la mujer solamente en la maternidad; que determina para ella roles, labores, entornos sociales; que excluye a la mujer de ámbitos de participación social y/o política, especialmente aquellos de toma de decisiones;  que estructura cánones de belleza, estereotipos femeninos y que hasta tolera considerar el cuerpo femenino como una propiedad del hombre, es una sociedad que devalúa el lugar de la mujer, que no reconoce la plenitud de sus derechos humanos y libertades individuales y que conlleva una profunda injusticia social. Desde este lugar, plantear la legalidad del aborto es romper con la estructura imperialista que enarbola el dominio machista del hombre y la esclavización de la mujer al modelo familiar capitalista y eclesiástico.  

En nuestro país, el aborto es delito pero la legislación contempla situaciones en las que no es punible, cuando hay peligro sobre la vida o salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.

"Pese a no estar permitido, en este país se practican entre 460.000 y 600.000 abortos por año, según datos de organizaciones no gubernamentales, y se estima que 100 mujeres mueren al año por esta práctica realizada en condiciones de clandestinidad e insalubridad." *3  

No obstante, periódicamente se conocen casos de niñas, adolescentes y mujeres abusadas o violadas que son derivadas a los jueces, para que decidan ellos sobre una práctica que no requiere autorización y que, por décadas, miles de mujeres fueron impedidas de ejercer un derecho reconocido en el código penal.

"Las diferencias de clase son notorias en el acceso a la salud. El 76,7 por ciento pierde la vida en hospitales públicos; 13,95 por ciento en establecimientos privados; 7 por ciento en el domicilio particular y 2,33 por ciento en otros lugares." Las 12, diario Página 12, 23-02-18.

La discusión acerca del aborto es necesariamente una discusión acerca del modelo de sociedad que queremos, es acerca del tipo de Estado, acerca del ejercicio de las libertades y los derechos humanos que reconocemos. Es una discusión urgente porque el aborto es una práctica médica vigente en la clandestinidad  e insalubridad para muchas y con costos onerosos e implicancias de lucro en otras situaciones. Por último, es una discusión que llega tarde porque miles de niñas, jóvenes y mujeres han visto sus vidas destrozadas  a causa de no poder ejercer con libertad la soberanía sobre sus cuerpos.

Es una responsabilidad indelegable del Estado priorizar la educación sexual, el conocimiento y acceso a los anticonceptivos y la planificación familiar, la posibilidad de regular la reproducción y la garantía de acceso a los recursos para conseguirlo.

Por último, coincido con lo expresado por el Dr. en medicina Mario Sebastiani quien ha manifestado: "...tengo un cierto encono contra los legisladores. Ya pasaron 34 años de democracia: o están distraídos o tienen cierta ignorancia, o los compromisos asumidos son terribles. Y no me gusta para nada. ¿Sabe por qué? Porque si alguien dice que está a favor de la vida, debe dejar sus creencias y valores en su casa cuando está en la función pública. La función pública implica políticas públicas, buscar el bien común." *4

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.