Malestar e incertidumbre por la situación del Matadero de Jacobacci

ingeniero jacobacci, matadero, empleados

Mientras los empleados del Matadero de Jacobacci luchan por mantener sus fuentes de trabajo, reincorporación de empleados despedidos y cobrar en tiempo y forma sus haberes, desde la firma Carnes Rionegrinas S.A solicitan una solución conjunta entre las partes para no tener que cerrar sus puertas.  Se definiría este jueves.

Lucas Jara, empleado despedido del matadero relató su situación a Línea Sur Noticias: “Entré  diciembre y marzo trabaje y me despidieron el viernes pasado, y en esos tres meses sólo cobré 10.500 pesos y me adeudan el resto. En ningún momento me dijeron cuanto iba a cobrar, nunca me hicieron un contrato, sólo firmamos cuando nos dieron las herramientas de trabajo”.

La manera de enterarse que estaba despedido no fue la apropiada. “El encargado José Luis Frisela, el día viernes pasado nos larga a las 8 de la mañana y a las 12.30 me escribe un mensaje diciendo que tenía una notificación, y eso era el despido. Cuando le pregunté el porqué  no supo que contestar. Ahora el reclamo es que se me abone lo que me deben o la reincorporación al matadero, uno siempre quiere trabajar”.

Por su parte Felipe Burto, trabajador del matadero contó su experiencia en los años que lleva en la empresa y advirtió que si bien solían atrasarse con los pagos  la situación se agravó luego de una medida de fuerza.

“Desde que despidieron al delegado y a otros compañeros fue cada vez peor. A ellos los echaron por reclamar, por un corte que hicimos en una ruta donde le paramos una jaula. Ahí tuvimos miedo que también nos echaran a los que quedamos, por eso no hacíamos reclamos hasta ahora”, aclaró Burto.

Por último afirmó que en este momento se le adeudan cuatro meses, “no nos hacen recibo de sueldo, no sabemos cuánto cobramos. Nos pagan en cómodas cuotas, primero fueron 5000, después 3000 y  a lo último nada. Esta situación es insostenible porque debemos pagar nuestros servicios, nos dicen vení mañana que te pagamos. Ya no sabemos qué medidas vamos a tomar, es desesperante”.

Desde la firma Carnes Rionegrinas Sociedad Anónima sostuvieron que se acercaron a la ciudad  para intentar encontrar una solución, ya que “los empleados son los perjudicados por una situación difícil que tenemos, de no contar con suficiente hacienda disponible para la faena y sobre todo no poder cumplimentar las exigencias del Ruca que es el organismo nacional que otorga la matrícula de planta de Faena, que nos exige un controlador fiscal electrónico que vale 300 mil pesos”.

Adujeron que la situación se debe a varios factores: Uno que la faena en estos momentos es muy baja, y que en enero y febrero se faenaron ocho vacunos cada mes y con ese nivel “no se pueden solventar los gastos que nos exigen los organismos, y así poder pagar los sueldos que adeudados, por eso vinimos a plantear si entre todos encontramos una solución o de lo contrario tendremos que abandonar la concesión de la planta”.

A su vez se desde la empresa se mostraron abiertos a que si apareciera una propuesta superadora, del gobierno municipal, provincial o algún particular que se pueda explotar la planta, “no tenemos problema en prestar la matrícula que es lo más difícil de conseguir. Pedimos buscar alternativas porque si se cae la habilitación de la planta es muy difícil recuperarla”.

Otro de los factores, según la firma es que el matadero llegó a este punto por falta de faena y por estar siete meses cerrado por exigencias del SENASA. “Hay una decisión del gobierno Nacional de tener cada vez más exigencias para cumplimentar para regularizar el negocio y evitar faena clandestina, pero esto no se cumple”

Por último dijeron que el principal problema de la planta de jacobacci es que “no hay faena de los locales ningún carnicero faena ni lanares, ni cerdos ni vacunos”.

FUENTE: Línea Sur Noticias

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.