Para la CTA, un acuerdo con el FMI es lesivo de la soberanía y merece convocar a un paro

El Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma de Río Negro, Rodolfo Aguiar, se expresó en contra de la decisión del presidente Mauricio Macri de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a favor de que, en caso de aprobarse el crédito, la Central Obrera convoque a un Paro General junto a otras organizaciones sindicales.

“Un acuerdo con el FMI lesiona la soberanía política y económica de nuestro país. Las potencias mundiales son las que dirán a la Argentina qué hacer y qué no hacer”, manifestóel titular de la CTA Autónoma rionegrina, Rodolfo Aguiar.

Por su fisonomía económica, la Argentina podría acceder sólo a una línea de financiamiento del Fondo Monetario Internacional denominada “stand by”, que sujeta el préstamo a condicionamientos del organismo, y embarga, de esta manera, la dirección política a favor de las potencias del mundo durante al menos dos años.

“Ya tenemos la experiencia de los noventa. Si no salimos a la calle, nos impondrán un nuevo plan de ajuste y una reducción del gasto público superior a los 30.000 millones”, agregó el dirigente.

Si bien el empréstito todavía no fue aprobado por el directorio del FMI, el ajuste demandado para América Latina -según documentos publicados por medios periodísticos- se basa en reducir el déficit fiscal, realizar una apertura comercial, liberalizar las finanzas y profundizar reformas estructurales.

Tras la corrida cambiaria de la primera semana de mayo, el ministro de Economía Dujovne estableció un nuevo objetivo de déficit fiscal, que pasa del 3,2% al 2,7% del PBI, lo que supone un desfinanciamiento de la obra pública y gastos sociales.

“Más apertura comercial, ¿qué significará?”, se preguntó por otro lado, irónico, Aguiar. “¿Mayor apertura a las importaciones y destrucción de la producción nacional?”.

Las pautas impuestas por el organismo de crédito a las economías nacionales son más que conocidas. El último caso testigo es el de Grecia, país al que ahorcan desde 2010 para salvar las finanzas de las potencias de Europa tras la crisis de ese año.

La Argentina también ha sido víctima de las experimentaciones neoliberales del FMI, durante el menemismo. Las dolencias y el descontento social fueron evidentes. En 2004, por ejemplo, el presidente del organismo Rodrigo Rato debió arribar a Buenos Aires custodiado por la policía y sólo estuvo diez horas. Quería evitar a toda costa un linchamiento.

“Si este acuerdo se impone crecerán la pobreza y la indigencia. Nuestra Central Obrera debe convocar a un paro que permita poner freno al sometimiento al que nos quiere llevar el gobierno nacional”, agregó Aguiar.

El dirigente precisó además que el Ejecutivo se encuentra en un momento de debilidad política enorme y que, así como es condicionado por el capital financiero, la clase trabajadora también debe hacerse escuchar, en la calle, para evitar una catástrofe social.

Justamente, el Secretario General recordó que la CTA nació como núcleo de resistencia a las recetas del FMI durante la década del ’90, pelea que alumbró el 2001.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.