Preocupa la situación del tratamiento de aguas en Allen

Alejandro Fernández, allen

Allen es una de las localidades de Río Negro que tiene mayores problemas con el sistema cloacal, que afecta la calidad de vida de un importante sector de barrios ubicados en el este de la localidad y vierte al río Negro una gran cantidad de líquidos cloacales sin tratar. El dirigente de la agrupación Lealtad Peronista, Alejandro Fernández, recorrió la planta de oxidación de la ciudad, donde advirtió la gravedad de la situación y destacó la iniciativa de la diputada nacional María Emilia Soria de “poner en agenda la defensa de las cuencas argentinas”.

“No existe un uso racional con criterio de sustentabilidad del agua, y la contaminación se ha transformado en estructural. Los vertidos de los desechos cloacales en el alto valle es competencia de todos los intendentes porque somos ciudades lineales a la margen del río Negro. Por esta razón el problema de contaminación del río Negro debe tener un abordaje integral. Si bien en Allen se realiza un tratamiento tenemos un problema con la ubicación de las piletas de oxidación de desechos cloacales. Los vecinos de los barrios aledaños se quejan por los malos olores que despide, es un viejo reclamo de todos”, expresó Fernández.

Justamente, uno de las promesas de campaña de la actual intendenta Sabina Costa había sido el traslado de las piletas de oxidación, pero actualmente no hay ningún proyecto vigente para concretarlo. “Viendo la inacción de los gobernantes que pasaron por la comuna, máxime con el crecimiento exponencial de la ciudad hacia la zona este la relocalización de la planta de tratamiento de líquidos cloacales hacia una zona alejada del casco urbano sería la solución. También tenemos un problema de contaminación por el vertido de líquidos en el barrio rural Costa Blanco ya que el lugar no posee cloacas. El fracaso del sistema cloacal responde a que no hay control, ni inversión del gobierno Provincial”, expresó Fernández.

Allen vuelca sus residuos cloacales al río Negro, pero también recibe aguas arriba lo que producen otras ciudades, especialmente Cipolletti, Cinco Saltos y Neuquén, que ya en los últimos años originaron que el balneario municipal no pudiera ser habilitado por la presencia de Escherichia coli en los análisis de agua realizados.

Fernández y Soria dialogaron sobre el tema en la última reunión del Consejo del Partido Justicialista en Roca y a partir de ahí el dirigente comenzó a trabajar sobre la situación puntual del tratamiento de aguas en la localidad de Allen.

María Emilia Soria, al momento de presentar su proyecto en la Cámara de Diputados, destacó que “las cuencas en Argentina presentan una situación crítica, no existe un uso racional con criterio de sustentabilidad del agua, y la contaminación se ha transformado en estructural”. La diputada impulsa la creación de Régimen de Gestión Ambiental de Aguas.

El proyecto, entre otros aspectos, prevé dotar de financiamiento adecuado al Fondo Nacional para garantizar la protección de los recursos hídricos. “En Argentina, la política ambiental del agua descansa en ley N° 25.688, que fue sancionada en 2002 pero jamás fue reglamentada ni aplicada. Esta grave situación implica la inexistencia de recursos económicos para planificar, ejecutar ni gestionar el uso eficiente del recurso”, evaluó María Emilia Soria.

La diputada rionegrina aseguró que “las cuencas en Argentina presentan una situación crítica, no existe un uso racional con criterio de sustentabilidad del agua, y la contaminación se ha transformado en estructural”. “Un claro ejemplo de esta problemática es la contaminación del Río Negro -ejemplificó-, con una presencia alarmante de la bacteria Escherichia coli por la falta de tratamiento de los líquidos cloacales. En la provincia de Buenos Aires, el Riachuelo es el ejemplo más concreto y antiguo en la materia. Los ríos Paraná, Salado del Norte, Salado del Sur, Carcarañá, de la Plata y Colorado se inscriben entre los más contaminados”.

Teniendo en cuenta la demanda creciente de agua para la agricultura, la actividad hidrocarburifera, la industria, y el consumo doméstico; es de suma importancia contar con una planificación concreta al respecto, indican los argumentos del proyecto.

Por ello, la iniciativa de Soria propone, además de hacer viable la disposición de recursos económicos, asignar al COHIFE la responsabilidad de exigir y controlar la realización de la Evaluación de Impacto Ambiental -tema no menor para los casos de cuencas interjurisdiccionales-; y contemplar un piso mínimo de prohibiciones que hacen a la construcción de una política ambiental de agua.

Este proyecto se elaboró tomando aportes realizados por la Universidad Nacional del Comahue, la Universidad Nacional de Río Negro, el Colegio de Agrónomos de Río Negro, la AIC, profesionales afines al tema e integrantes de organizaciones ambientalistas, que participaron de la invitación a discutir sobre la problemática en el Alto Valle de los ríos Negro y Neuquén.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.