Opinan juristas: ¿Está habilitado Weretilneck a un nuevo mandato en Río Negro?

Weretilneck

El mandatario rionegrino asumió tras la muerte de Soria y luego fue electo gobernador. Quiere postularse a un nuevo mandato: cómo interpretan los juristas lo que dice la constitución.

El 10 de diciembre de 2011 asumió Carlos Soria la gobernación de Río Negro. Tres semanas después, el 1 de enero, fue asesinado y asumió el vice, Alberto Weretilneck. En 2015, Weretilneck se postuló para ser gobernador en el siguiente período y ganó las elecciones. De esta forma, gobierna la provincia desde enero de 2012. 

De cara a las elecciones de este año –en Río Negro se votará el 7 de abril–, el gobernador manifestó su voluntad de competir. Declaró que se encuentra habilitado para presentarse nuevamente, ya que en 2015 fue electo y no reelecto para el cargo. 

¿Qué dice la constitución provincial? El artículo 175 sostiene: “El gobernador y el vicegobernador pueden ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período y por una sola vez. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos sino con un período de intervalo”.

Entre los juristas existen algunos puntos de contacto, aunque no hay unanimidad en si debería o no estar habilitado. Daniel Sabsay, por ejemplo, es taxativo, ya que asegura que “no está habilitado para otro período”. 

Explica que la fórmula de la constitución rionegrina es similar a la nacional que se incorporó para limitar las reelecciones consecutivas, por lo que “un gobernador puede estar en funciones por un mandato, luego ser electo para otro mandato y debe dejar pasar el tiempo de otro para volver a presentarse”.

Llevado al caso de Weretilneck cree que la interpretación es “clarísima”, y explica que hay una “una limitación a la posibilidad del exceso de permanencia de un mismo titular en el ejercicio de un cargo ejecutivo”.

Coincide con él Andrés Gil Domínguez, quien cree que tiene que esperar un período para volver a presentarse, ya que “si fuiste gobernador o vice, y después gobernador o vice, tenés que esperar un período”. 

El abogado compara el tema a la ciudad de Buenos Aires, ya que la norma es similar, y sostiene que “por eso Diego Santilli no quiere postularse nuevamente como vicejefe, ya que dentro de cuatro años no podría postularse a jefe de gobierno”. 

Si Weretilneck quisiera presentarse este año, explica Gil Domínguez, “tendría que ir a la justicia provincial”, aunque advierte que “no hay argumentos jurídicos para habilitarlo”, ya que es una regla que se pone para controlar el poder. En la misma línea también se ubica Juan Sola, quien opina que “si la Constitución admite una reelección pero no más no puede el gobernador reelegirse nuevamente”. 

Si Weretilneck quisiera presentarse este año, explica Gil Domínguez, “tendría que ir a la justicia provincial”, aunque advierte que “no hay argumentos jurídicos para habilitarlo”, ya que es una regla que se pone para controlar el poder. En la misma línea también se ubica Juan Sola, quien opina que “si la Constitución admite una reelección pero no más no puede el gobernador reelegirse nuevamente”. 

Recuerda que esta tradición de una sola reelección a pesar de la no prohibición constitucional se inició en George Washington, quien “se negó a reelegir a pesar de que no estaba prohibido, porque consideraba que eso era reestablecer la monarquía”. Por eso, califica a la reelección indefinida como “anti republicana”. 

Sin embargo, Gustavo Arballo opina en sentido contrario. El jurista se detiene sobre la letra de la constitución rionegrina y plantea que “al fijar la prohibición, la cláusula está captando estrictamente los casos de reelección consecutiva en los mismos cargos de gobernador y vice, o de fórmula que invierte el orden pero mantiene el binomio. Si ello es lo único que está prohibido, cabría inferir que los casos no cubiertos por esas dos situaciones no tendrían impedimento para postular, porque en derechos electorales no hay prohibiciones implícitas”. 

Igualmente, reconoce que la idea general de la cláusula “es que este tipo de postulaciones supondrían una elusión a la idea limitativa”, aunque sostiene que esa idea no fue “completamente trasvasada al texto y genera estas posibilidades”. 

Compara esta situación a la de Felipe Solá en 2007. El entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires había sido electo vice de Carlos Ruckauf en 1999. Tras la renuncia de Ruckauf en 2002, Solá asume la gobernación y gana las elecciones de 2003. Según Arballo –y según el mismo Solá–, la ley contemplaba un nuevo mandato, aunque el rumbo político de aquel momento lo llevaría a otro puerto.

FUENTE: Cronista

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.