Redes sociales: “Ya no parece posible desconectarse por completo”

Paula Sibilia, universidad del comahue

La antropóloga Paula Sibilia brindó herramientas para comprender el mundo de las redes sociales y la relaciones sociales, en un seminario de dos jornadas a sala llena, con un público mayoritariamente docente. La actividad fue organizada por el Colegio Lincoln, en forma conjunta con la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional del Comahue y la Fundación FUNYDER.

La coordinadora académica del Colegio Lincoln, Florencia García Long, fue la encargada de dar la bienvenida y brindar una semblanza sobre la trayectoria y formación de la disertante.

Por su parte, el secretario de Extensión de la Universidad, Mg. Gustavo Ferreyra, agradeció a la expositora por brindar este seminario en la región, “sobre un tema tan candente, tan actual, tan presente y tan invasivo”.

“Nos parece que como especie la humanidad en los últimos dos siglos ha vivido diferentes utopías y promesas, algunas se han caído a pedazos y otras persisten, la primer promesa no cumplida fue la del progreso indefinido en el siglo XIX, luego fue la paz mundial después de la segunda guerra, finalmente la promesa de la globalización en los ‘70, fue una promesa que vino con el fin de la historia y la humanidad hermanda, de esa última promesa surge la promesa de Internet, que es una promesa de la información al servicio y al acceso de todo el mundo, es una promesa que nuevamente fue un engaño, no tenemos otra historia que contar más que la información sigue siendo patrimonio de unos pocos”, afirmó Ferreyra. Continuó señalando que “todos nos creemos que somos protagonistas de algo en que ni siquiera somos actores de reparto, la internet trae en los últimos años una derivación como un efecto matrix en el que todos deseamos de alguna manera atarnos a la matriz y ser felices por un rato y olvidarnos de quienes somos en la vida real, es triste pero verdad, por lo menos es lo que como usuarios solemos experimentar”.

Finalmente expresó que “como Universidad Pública estamos en un camino constante de búsqueda de asociarnos con todas las instituciones de la Norpatagonia, con organismos públicos de los tres niveles, nacional, provincial y municipal, con las instituciones hermanas del sistema científico-universitario, con los sectores privados”.

Paula Sibilia es ensayista e investigadora argentina con residencia en Río de Janeiro, se dedica al estudio de diversos temas culturales contemporáneos bajo la perspectiva genealógica, contemplando las relaciones entre cuerpos, subjetividades, tecnologías y manifestaciones mediáticas o artísticas. Es autora de los libros El hombre postorgánico: cuerpo, subjetividad y tecnologías digitales (2005), La intimidad como espectáculo (2008), y Redes o Paredes: la escuela en tiempos de dispersión (2012), todos publicados también en portugués. Cursó las licenciaturas en Comunicación y en Antropología, ambas en la Universidad de Buenos Aires (UBA, Argentina), luego hizo una maestría en Comunicación (UFF, Brasil), un doctorado en Salud Colectiva (IMS-UERJ, Brasil) y otro en Comunicación y Cultura (ECO-UFRJ, Brasil).

La Dra. Sibilia advirtió que “ya no parece posible desconectarse por completo, ni tampoco lograr el descanso que a menudo ansiamos. Por lo tanto, aún siendo tan seductor y sumamente expandido (a pesar de reciente), el hábito de la conexión también se ha vuelto extenuante. Una de las razones es precisamente su total falta de límites en lo que se refiere a los usos del tiempo y el espacio, ya que los teléfonos celulares funcionan -y nos hacen funcionar- en todo momento y en cualquier lugar”.

La expositora sostuvo que “aunque parezca ser un problema causado por las tecnologías digitales, conviene señalar que no se trata solo de eso. La cuestión es más compleja, puesto que estos artefactos integran transformaciones históricas mucho más profundas en los modos de vivir, que se han estado gestando durante décadas y terminaron provocando, entre otras consecuencias, la misma invención de esos instrumentos. Si bien todavía insistimos en llamarlos “teléfonos”, se trata de computadoras portátiles para uso individual, equipadas con pantallas, cámaras y acceso sin pausa a las redes informáticas. Así, cumplen con los ávidos deseos de mostrarnos para tener repercusión, además de proporcionar la ilusión de una compañía constante. Todo esto forma parte de lo que viene denominándose, ya hace más de medio siglo, ‘la sociedad del espectáculo’”.

“Ahora que estas formas de vida se han intensificado, con la ayuda del acceso a móvil a internet, también surgen nuevos riesgos y desafíos. Entre los sufrimientos que proliferan hoy en día, se destaca una creciente incapacidad para manejarse con esa falta de límites que caracteriza tanto a la vida on line como a nuestro rol de consumidores”, puntualizó.

 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.