El nuevo hospital de Allen, preparado y pensado para una demanda creciente

hospital, allen

El nuevo hospital de Allen, el más moderno de toda la Patagonia, ya funciona a pleno con más profesionales y nuevas especialidades que permiten atender de la mejor manera a la creciente demanda en salud de las familias allenses y de las localidades cercanas.

Se trata de una ciudad y una comunidad que se encuentra directamente relacionada con su historia y la salud pública. El primer hospital se construyó en 1925, hace ya 94 años, y desde este año la ciudad cuenta con una moderna infraestructura de 6.644 m2 que ya fue apropiada por los vecinos.

“Si bien nos quedan algunas cosas mínimas por ajustar, el centro de salud está en marcha y es un verdadero orgullo para todos los rionegrinos, y nos permite plasmar lo que tanto pregona nuestro Gobierno de trabajar por un Río Negro cada vez más justo, igualitario e integrado”, resaltó el ministro de Salud, Fabián Zgaib.

La obra de Allen es emblemática. Con una inversión que superó los $300.000.000, se dotó a la provincia de un hospital de primera línea, con aparatología de alta calidad y más profesionales, que permiten día a día ampliar el servicio que se brinda a la comunidad.

Desde su inauguración, que tuvo una multitudinaria presencia de vecinos, en marzo de este año, la comunidad comenzó a darle vida a la nueva infraestructura, que permite atender a los pacientes en espacios acordes a las necesidades que demandan a diario y a los profesionales de la salud les da la oportunidad de brindar un servicio de calidad.

A modo de ejemplo, el cambio de edificio permitió que las cirugías traumatológicas aumentaran notablemente gracias a la incorporación de un equipo de rayos tipo arco en C y la sumatoria de un nuevo traumatólogo a los dos que ya tenía el hospital

Además, se creó la central de esterilización que brinda mayor calidad y seguridad en los elementos que se utilizan para operar y curar a los pacientes. “Esta es un área que se creó de cero, se incorporaron tres profesionales y se adquirió nuevo equipamiento”, explicó Miriam Morales, directora de la institución.

La demanda diaria se incrementó en la guardia, pero ahora la sala de observación es mucho más cómoda. Antes el shock room, la internación abreviada y la sala de yeso funcionaban todas en un solo espacio físico, hoy cada servicio tiene su lugar especialmente diseñado.

En internación, tanto en maternidad, como en pediatría y adultos, las habitaciones son más amplias y con ingreso de luz natural. Cuentan con dos camas por habitación, con oxígeno y aspiración central, baño y camas nuevas, algo que a las familias y los propios pacientes les permite tener una estadía más confortable.

En Control de Niño Sano solo concurre gente sin ningún tipo de patología preexistente y los vecinos destacan que la atención se realiza más ágilmente. “Los enfermeros pueden vacunar en forma simultánea a varias personas gracias a la disposición física del espacio, que ahora está dividido en boxes”, señaló Morales.

Además, en admisión y ventanilla de turnos no hay un corte en el horario. Hay personal de corrido desde las 7 hasta las 14, lo mejoró notablemente la atención al público.

“Se aumentó la facturación con la incorporación de personal administrativo, se pueden captar todas las obras sociales en Rayos, Laboratorio y Farmacia”, agregó la Directora.

Finalmente, se destacó que el hospital tiene una mejor comunicación del personal, tanto vía telefónica como físicamente por los pasillos internos, sin necesidad de salir al exterior.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.