Echaron a ex directora del hospital de SAO por “abandono de servicio”

María José De La Vega, san antonio oeste

San Antonio Oeste. La Junta de Disciplina de Río Negro ordenó expulsar a María José De La Vega, ex directora del hospital “Aníbal Serra” de esta localidad y personal de la planta permanente de Salud, por no presentarse más a trabajar.

La medida se cumplimentó el año pasado, pero recién hoy se hizo público en el Boletín Oficial.

El organismo había iniciado actuaciones e imputó a la empleada, de profesión psicóloga, por “no prestar servicios profesionales” desde el 1 de enero de 2014 hasta la actualidad “sin invocar causal de justificación”, indicaba una publicación del Boletín Oficial de agosto de 2018.

Poco antes, en diciembre de 2017, le habían embargado el sueldo.

En términos legales le reprochan no haber cumplido con el Artículo 23, inciso “a” de la ley 3457, que dicta el Estatuto General y Básico para el Personal de la Administración Pública rionegrina.

Esa normativa, referida a los “deberes del personal”, establece la obligatoriedad de “Prestar el servicio personalmente en el lugar que se le determine”.

El documento lleva la firma de Natalia Lorena García, presidenta de la Junta de Disciplina; 

Lorena Belcastro y María Lorena Basile, vocales Gubernamental y Silvina Elgueta, vocal Gremial.

Una gestión para el olvido

De La Vega asumió la conducción hospitalaria en mayo de 2008, gobierno del radical Miguel Saiz, en reemplazo de Nancy Rieb. 

Pero arrancó mal. A poco de asumir, un grupo de empleados hospitalarios –compañeros de trabajo- objetó el nombramiento. 

Hubo asambleas, convocadas por el médico y ex legislador Lucio Benítez, pero De La Vega se mantuvo en el cargo.

Pero agravó el escenario ciertas medidas internas que tomó de carácter personalista, como la interrogación estricta de cada llamado telefónico que recibiera la institución sobre todo si era de prensa, con quien tuvo mala relación, en la mayoría de los casos.

Además, impuso distancia con el personal, y hasta ordenó que debían pedir audiencia para hablar con ella. 

Por si fuera poco, la deficiencia en la prestación de algunos servicios hospitalarios se sumaron para construir un ambiente de tensión.

Fueron tiempos de continuas asambleas en los pasillos del establecimiento y hasta de una manifestación de vecinos que reclamaron mejor atención.

En septiembre de 2009, con unos pocos colaboradores al lado y sin apoyo de las autoridades políticas, presentó la renuncia. 

Salud nombró a un normalizador, Jorge Melo. Después fue elegido en una votación en la que participó el personal, el médico Pablo Ferreyra, quien renunció por razones personales en diciembre de 2011.

Posteriormente asumió su colega Paula Iaquinta, quien permanece en el puesto desde entonces.

FUENTE: El Mallín

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.