Piden protocolo de actuación ante sospecha de consumo de drogas en las escuelas

vendedor, DROGA

El titular de la Fundación Apostemos a la Vida de Viedma, Leandro Martínez, le presentó a la Ministra de Educación y Derechos Humanos de la Provincia de Río Negro, Mercedes Jara, un Protocolo de Actuación ante la sospecha de consumo de alguna sustancia tóxica en todos los establecimientos escolares de la provincia

Los centros educativos están llamados a ser espacios seguros para el aprendizaje de una convivencia basada en la equidad y la justicia con un enfoque de derechos humanos, libres de toda forma de violencia y discriminación y de la presencia de los riesgos y las consecuencias de las drogas.

Lo primordial en éste desafío es prevenir que la comunidad estudiantil sufra las consecuencias del tráfico y consumo de drogas.

Las autoridades competentes de los establecimientos públicos o privados de enseñanza en general  básica y diversificada, además de lo que por su competencia les corresponde, para aplicar las medidas necesarias, estarán obligadas a comunicar al Ministerio de Educación Pública los casos de drogadicción. El sistema educativo establecerá mecanismos propios para responder, oportuna y eficazmente.

Ante una situación relacionada con el consumo de drogas, el estudiante o la estudiante involucrada debe ser tratado/a con respeto y dignidad. Buscando siempre evitar su estigmatización. Protegiendo sus derechos y su integridad física, mental y emocional. Se debe asegurar la participación de la madre, padre, representante o persona encargada, para potenciar el proceso de intervención posterior y de hacer efectivo el interés superior de la persona menor de edad. Siempre se deben realizar las coordinaciones institucionales pertinentes para salvaguardar la salud mental, física y psicológica del estudiante o de la estudiante, aplicando las disposiciones contempladas en este protocolo para situaciones de consumo, tenencia y tráfico de drogas. El consumo de drogas ocasiona graves consecuencias en la salud y en el ámbito legal. Las consecuencias pueden variar entre las personas.

Hoy en día es una evidencia que el consumo de drogas está instaurado en la adolescencia. Es la juventud, concretamente entre los 13 y 16 años, una etapa en la que se dan comportamientos asociados al riesgo, entre ellos el consumo de drogas ya que es en ese momento evolutivo cuando, por lo general, las personas jóvenes las conocen, experimentan y prueban.

Las y los adolescentes establecen un contacto directo en donde los conocimientos, información o referencias que poseen sobre las drogas, adquiridos a través de los medios de comunicación, la familia o el grupo de iguales, en cierto modo se contrastan o confirman con su propia experiencia. Las sustancias con las que se inician en esta experimentación son el tabaco el alcohol y el cannabis (Mariguana). La combinación de factores de riesgo y protección individuales, interpersonales y sociales va a determinar el cese o el mantenimiento de la conducta, así como la posibilidad de escalada hacia el consumo de otro tipo de sustancias.

Los centros educativos, por ser un lugar donde se concentra este sector de la población, se convierten en ocasiones en escenario de estas conductas. No son por tanto ajenos a esta situación, sino que se ven afectados por la misma, convirtiéndose en un lugar idóneo, por los recursos que poseen y los conocimientos y contactos que diariamente desarrollan, para ofrecer la oportunidad de desarrollar integralmente a la juventud y promocionar estilos de vida saludables.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.