Nos salva la organización popular de los movimientos sociales

Ayelén Spósito

Ahora muchos pueden entender el rol de los movimientos sociales y organizaciones comunitarias, la importancia de las bases sociales que sostienen y mantienen los comedores en nuestros barrios, los cuales se encuentran asistiendo un número considerables de vecinos. Por eso, seguimos sosteniendo que la deuda es con la salud y con el pueblo, no con el FMI. En estas circunstancias donde los trabajadores con el espíritu solidario y comunitario abren caminos y levantan las banderas para enfrentar el hambre. En estos momentos donde se declara la emergencia sanitaria por la expansión de los casos de coronavirus (COVID-19), se golpea a los sectores económicamente más vulnerables de la sociedad, entre los que se encuentran los y las trabajadoras precarizadas, agricultores familiares, jornaleros, trabajadores autogestivos que generan su propio empleo, entre otros. Es por ello que continua siendo este sector de la economía popular, quienes necesitan nuestra protección, los que menos tienen y se ayudan entre sí, sin embargo, sabemos que de esta situación vamos a salir adelante entre todos. Ante esto, debo destacar que el actual gobierno nacional con el presidente Alberto Fernández encabezando la situación, reforzó a los que menos tienen con una serie de programas y medidas, pero aún falta, el territorio es amplio al igual que las necesidades de nuestros trabajadores y trabajadoras. Me angustia no poder asistir junto a los compañeros y compañeras en los comedores y merenderos como nos gustaría hacerlo, con recursos o los elementos necesarios para triplicar las raciones, pese a que se encuentra declarada la Emergencia Alimentaria Nacional desde el año pasado. Pero a pesar de esto, lo que se están haciendo es extraordinario. La gran mayoría de los trabajadores viven con lo que ganan día a día, se debe tener en cuenta que muchos hacen changas, no cobran planes, no tienen asignación y no cobran tarjeta alimentaria porque no tienen hijos menores. Aunque si existe un sector de quienes cumplen los requisitos correspondientes y pueden acceder a una ayuda social, pero no son todos, es una gran realidad. El decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio, por ahora facilita que los compañeros y compañeras puedan circular por los comedores y merenderos, brindando hasta lo que no tienen, poniendo el cuerpo con las medidas sanitarias para asistir con un plato de comida o copa de leche a las personas que se encuentran en una vulnerabilidad extrema, estamos hablando de familias, niños, niñas, jóvenes y adultos mayores. Estoy comprometida, lo que nos atraviesa es una situación local, provincial y nacional, un problema de todos. Por eso, estamos trabajando de forma paralela a contrarreloj para buscar las maneras de paliar la emergencia alimentaria que se agrava aún más de lo que ya estaba para los sectores postergados.

Ayelen Sposito, diputada nacional Frente de Todos – Movimiento Evita

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.