Ni Una Menos: la sociedad volvió a manifestarse

  • ni una menos

    Fotos web (Puerto SUR Fotografía)

  • ni una menos

    Fotos web (Puerto SUR Fotografía)

  • ni una menos

    Fotos web (Puerto SUR Fotografía)

Una vez más las mujeres de la comarca se sumaron a la movida nacional para exigir basta de violencia machista y visibilizar todas las formas de opresión a las que son sometidas.

Desde las 16 horas un gran número de personas, mayoritariamente mujeres, fueron llegando a la Plaza San Martín de Viedma, a la “Varieté artística y cultural de protesta”.

Luego de la apertura a cargo de las murgas, las Mujeres Organizadas de la Comarca y la Colecticx LGBTIQ leyeron sus doumentos y se dio inicio a la marcha que recorrió las calles de la ciudad, pasando por el Ministerio de Desarrollo Social (del que depende el cuestionado Consejo Provincial de la Mujer), por la Catedral, por la Legislatura, Casa de Gobierno y el Poder Judicial. Frente a cada organismo, las mujeres hicieron sentir sus reclamos.

A continuación el documento de las Mujeres Organizadas de la Comarca:

Cuando todavía se siente en el cuerpo la fuerza de la Plaza envuelta en los pañuelos de las Madres y las Abuelas, marchamos por los derechos y la vida de las mujeres haciendo visibles los lazos que atan la impunidad con la violencia institucional y la violencia machista y patriarcal.

Este año demostramos que la lucha continúa y se refuerza en cada una de nosotras. Esta fecha simboliza en nuestro país la visibilización total de nuestro cansancio y la denuncia concreta de que las mujeres mueren sólo por ser mujeres.

Estamos sometidas a situaciones de violencia cotidianamente: violencia simbólica, sexual, obstétrica, laboral, física. Pero en el extremo de las escaladas de violencia está la peor de las expresiones de este sistema: los feminicidios. En el mes de abril hubo casi una mujer menos por día; en algunas fechas se acumulan dos o más, entre muertas y desaparecidas. Nosotras estamos comprometidas con cada una de esas mujeres, con cada nombre, con cada historia y encontramos nuestra fuerza común también en el dolor. Venimos a esta plaza y traemos con nosotras a cada compañera. Hoy puntualmente queremos recordar que Zulema Walter está desaparecida. Exigimos que aparezca, sana y pronto.

Ni Una Menos es grito y abrazo común que hace temblar cada uno de los espacios de nuestras vidas y desborda en las calles. Por tercera vez consecutiva, la plaza se vuelve a llenar de pies que caminan, de cuerpos que abrazan, de lágrimas por las compañeras que ya no están. La lucha es cada vez más fuerte y cada año estamos más acompañadas creando consciencia y defendiendo los derechos que son nuestros.

En este tercer #Ni una menos #Vivas nos queremos, las mujeres de la comarca convocamos a esta varieté artística y cultural de protesta. Porque a través del arte podemos denunciar todas las formas de opresión del patriarcado, pero también queremos visibilizar y reivindicar las múltiples formas de organización y de expresión que tenemos las mujeres. Voces que se alzan, cuerpos que se expresan y que nunca más estarán dispuestos a la sumisión, al silencio, ni a mirar para otro lado.

Hoy desde esta plaza reclamamos libertad para Higui, que ya va a cumplir 8 meses injustamente presa por ser mujer, pobre y lesbiana.

Porque todavía pagamos con años de vida las decisiones personales sobre nuestra orientación y condición sexual y de género. Las mujeres trans tienen, en promedio, 40 años menos de esperanza de vida que el resto de la población, lo que hace urgente la necesidad de políticas de Estado que incluyan a todas y todos como la ley de cupo trans, demorada en su implementación en el municipio de Viedma.

Como mujeres, exigimos que se cumpla la ley que declara la imprescriptibilidad de los delitos de abuso sexual infantil. No podemos seguir permitiendo que las víctimas de abuso sexual infantil sigan desprotegidas y revictimizadas por la justicia, mientras que los pocos abusadores que llegan a juicio y reciben condena tienen que cumplir penas mínimas, en muchos casos por un tiempo menor que la cantidad de años durante las cuales sometieron a niñas y niños a sus abusos.

Reclamamos por la Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito, una de las deudas de la democracia, que cercena constantemente nuestros derechos. Exigimos educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.

Necesitamos que se reconozcan todas las desigualdades, también las económicas. Un aspecto concreto, es el dinero que tenemos que gastar en los productos que el mercado destina a la las mujeres, mientras nuestros ingresos son un 30% menor que el de los varones. Por esto reclamamos por la regulación de los elementos de gestión menstrual.

Denunciamos el vaciamiento de los programas provinciales que debieran atender a las víctimas de violencia de género desde el Consejo de la Mujer. Exigimos que se destine y se ejecuten las partidas presupuestarias para garantizar la atención a las víctimas. Repudiamos los dichos de funcionarios y legisladores que cuestionan a las mujeres que denuncian situaciones de violencia mientras que el partido gobernante intentó amparar al ex legislador Rubén López, abusador y violador. Son las dos caras de la misma moneda: proteger a los violentos y cuestionar a las víctimas refuerzan y sostienen un círculo de violencia que no existe a pesar del Estado sino que es sostenido por este Estado.

Reclamamos por nuestro legítimo e irrefutable derecho a reclamar por nuestros derechos y a decidir de qué forma hacerlo. Denunciamos que de forma sistemática, los gobiernos municipal, provincial y nacional criminalizan nuestras expresiones, con la infaltable colaboración de los medios de comunicación hegemónicos que señalan con su dedo acusador a las y los que en este sistema nos animamos a alzar la voz. Lo hicieron con nosotras el 8 de marzo, lo hacen con las y los trabajadores cada vez que se manifiestan, pero esta semana alcanzaron un nivel de criminalización extremo con la detención y procesamiento de los dirigentes de ATE. Reafirmamos que la lucha colectiva es el camino al tiempo que decimos: No nos van a amedrentar, no nos van a disciplinar.

Te miro, te hablo, te abrazo y te cuento: luchamos por vos, por mí, por ella, por todas y todos.
Por la igualdad de derechos, por una vida plena para todas y todos.

No tengas miedo, acercarte participá, preguntá.

El patriarcado cae si nos unimos todas, porque ¡Juntas somos poderosas!

Ni una menos!Vivas nos queremos!

Mujeres Organizadas de la Comarca

FUENTE: Radio Encuentro

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.