"Arsat 3: la soberanía satelital en venta"

mario sabbatella

Tratan de desmentirlo pero la entrega de los Arsat comenzó durante el primer mes de gestión de Cambiemos en el 2015. Ahora el acuerdo que salió a la luz, demuestra la creación de una empresa nueva - Newco - que con un 51% de participación de Hughes, construirá y gestionará Arsat 3. El convenio viola la ley de soberanía satelital creada en la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. La grave es que esto no es nuevo, se viene denunciando desde principio del 2016.

Jorge Aliaga – ex sub secretario en valuación instituciones en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, también fue decano de la facultad de Ciencias Exactas – desde principios dl 2016 que viene advirtiendo sobre el contrato que ahora es público y que el presidente intenta desmentir.

Paenza expresó hace poco que “quiénes compren el ARSAT saben que lo están expropiando”.

Primero se detuvo el proyecto y se suspendió la construcción del ARSAT 3 que estaba prácticamente listo. Ahora ya lo perdimos. Una vez más este gobierno distrae, desmintiendo lo que hace un año y medio que vienen haciendo.

Quienes han estado involucrados en este proyecto de los Arsat que llevó a la Argentina a estar entre los únicos 8 países del mundo con satélites en órbita, conocen los detalles pero no solo eso, todos recordaremos cuando durante el 2016 se despidió a toda la cúpula de ARSAT y se puso en sus puestos a familiares del gobierno. Se ocuparon de correr a todos quienes estaban comprometidos realmente con los ARSAT.

No está este gobierno vendiendo un recurso común ni un proyecto devaluado e ineficiente, hay solo 8 países que tienen satélites en órbita, comprende el lector que este gobierno nos está robando oro el polvo, verdad? Oro en polvo que generamos entre todos gracias al esfuerzo de la gestión de Nestor y Cristina.

La decisión política y estratégica de Argentina de construir los ARSAT fue un grito de soberanía para la ciudadanía, también fue un saltó muy importante al demostrar que nuestro país tiene la capacidad humana y técnica para construirlo, pero además es una veta comercial más que interesante al permitirle al país ser proveedor de señal satelital para el resto del mundo.

Para lograr este objetivo fue central el rol del Estado ya que en nuestro país ninguna empresa privada lo podría haber hecho por sí sola. En el resto del mundo estos emprendimientos siempre pertenecen a gigantes empresas privadas. Sin duda teníamos el potencial para hacerlo, ya que nuestra gente, y nuestras empresas eran proveedoras de grandes inversiones internacionales, solo faltaba el esfuerzo para nacionalizarlo, en rédito de la ciudadanía argentina.

Al que quiera investigarlo, lo invito a conocer los costos del servicio de telefonía celular en otros países, somos uno de los países más caros.  ¿Por qué? Porque no tenemos soberanía satelital, con los ARSAT todo hubiera sido mejor para los usuarios de telefonía en nuestro país, además de distribuirse mejor la señal y llegar a cada punto del país, como ya vimos que se estaba logrando. Ahora seguiremos siendo quienes pagamos la telefonía más cara dándole nuestro dinero y nuestro esfuerzo a empresas extranjeras.

Vimos que era posible. Pero nos “robaron” el negocio. Y si fuera solo negocio vaya y pase, nos están robando soberanía. Y lo está haciendo nuestro propio gobierno. Desestimando todos los esfuerzos ya hechos. Desestimando la capacidad del pueblo argentino.

Un país sin satélite propio no decide a quién darle un servicio ni qué tipo de servicio, eso lo decide el mercado. Al administrar los satélites el Estado, se genera una distribución más sana de los beneficios satelitales, una empresa privada solo llevará los servicios satelitales a los lugares donde la cantidad de usuarios lo justifique e intentará que además lo pague lo más caro posible.

En Argentina tenemos el recurso humano capacitado para construir y tomar decisiones respecto de los satélites. Lanzamos dos satélites. Evidentemente estamos preparados. La gestión anterior estableció por ley que los ARSAT eran una inversión estratégica y política del Estado Argentino. Inicialmente el proyecto recibió fuertes inversiones del Estado, pero ya con los dos primeros satélites en órbita, el tercero se autofinanciaba.

Lo detuvieron por razones políticas, todo lo demás es mentira. Hay que analizar las razones políticas que llevan a este gobierno de Cambiemos a limitar la capacidad que Argentina ya demostró tener. Pero también hay que analizar su bajo interés en beneficiar al pueblo argentino. Son capaces de hacer mendigar a la gente con descuentos del 50% en sus propios supermercados después de generar una inflación del 45% anual, pero mientras tanto nos dejan sin la soberanía satelital que YA HABIAMOS LOGRADO.

En realidad este tercer satélite ya es ganancia pura, y por eso lo han transformado en un negocio y éste gobierno se lo ha vendido a una empresa extranjera. Deberíamos verlo así: como conjunto, como sociedad hicimos el esfuerzo maratónico de iniciar el camino satelital de la Argentina, hicimos el primer satélite, hicimos el segundo, cuando estábamos por completar la trilogía que por fin hace rentable el negocio, un gobierno nuevo, de PROfesionales, le vende este gran avance Argentino a una empresa privada extranjera.

No hay argumento que valga, para cualquiera que lo quiera ver está clarísimo: se han robado el esfuerzo de los Argentinos.

Es lo que vienen haciendo con todo. En los ´90 pasó lo mismo: la historia se repite. Estamos 10-15 años construyendo empresas públicas, cuidando al país, distribuyendo para el bien de todos porque el país somos todos y todas, pero vienen los PROfesionales (que se van cambiando de nombre de pila, pero si miramos los apellidos son siempre de las mismas familias) y se “compran” lo que hicimos entre todos. Nos roban.

Qué más da que salgan a decir con su Prensa Cómplice que el contrato no existe. Existe y no es nuevo, lo firmaron a los 10 días de asumir. Y Clarín está detrás, por eso acompaña tanto.

Qué más da que confundan a la gente diciéndole que el proyecto no era sustentable, es un proyecto que armamos entre todos, con un esfuerzo público, y como todo proyecto real, no se materializa ni es rentable de un día para el otro, sino que necesita de procesos y tiempo, necesita de compromisos y cumplimientos, este gobierno PROfesional se ocupó a toda velocidad – a 10 días de asumir – de que este proyecto tan defectuoso (y lo digo irónicamente, si fuera tan defectuoso para qué lo querrían otras empresas tan rápido) dejara de ser del Estado Argentino y pasara a ser de privados extranjeros.

Hay que ser muy necio o muy ciego, o demasiado inocente para no interpretar realmente qué está sucediendo.

Mario Ernesto Sabbatella

Legislador FpV Fuerza Nacional y Popular, Río Negro

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.